2° Trimestre 2020

Lecciones Disponibles

LECCIÓN N° 07

SÁBADO 16 DE MAYO DE 2020

 

TIEMPOS PELIGROSOS

   

     

TEXTO DE INTRODUCCIÓN

  

2° Timoteo 3: 1

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 

 

     El apóstol Pablo nos presenta la realidad de los tiempos en que hoy vivimos. Nos presenta un

panorama de lo que significa vivir en un mundo caído.

     Cuando el apóstol habla aquí de los postreros días, no se refiere a los días que precederán

inmediatamente al fin del mundo. Notemos que el apóstol Pablo advierte a Timoteo que debía evitar a las personas que él describe en el texto. El apóstol está hablando de individuos con los que Timoteo se iba a topar en el desempeño de su ministerio, hombres que estaban vivos en ese momento. Así que esa frase no hace referencia a los días previos a la segunda venida de Cristo y el fin del mundo, sino más bien a esta era en la que vivimos ahora, la cual fue iniciada con la primera venida de Cristo, y que concluirá en su segunda venida. En estos últimos 2000 años hemos estado viviendo en esos postreros días de los que el apóstol Pablo habla aquí.

 

1.- Medite en la declaración del apóstol Pablo a Timoteo acerca de los últimos tiempos. 2° Timoteo 3: 2 al 5 ¿Qué nos dicen esas señales?

  

     Estas características que el apóstol Pablo menciona, se irán acentuando con el paso de los años, alcanzando su punto más alto en los días que precederán a la venida del Señor. Durante este periodo, el final será peor que el principio. Serán tiempos de impiedad creciente. La maldad se multiplicará, dice el Señor en Mateo 24:12. En Lucas 18: 8, Cristo concluye la parábola de la viuda y el juez injusto con esta pregunta: “Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” La dureza de corazón irá aumentando, y con ella la incredulidad, la falta de temor de Dios, la irreverencia, el caos moral.

     El apóstol declara en 2° Timoteo 3: 13 que “los malos hombres irán de mal en peor”. De manera que la maldad irá aumentando en el mundo, y en los días previos a la venida del Señor será peor que nunca. La idea que el apóstol Pablo expresa en el vers. 1 cuando dice que vendrán tiempos peligrosos es como la de una tormenta eléctrica que se va haciendo cada vez peor, cada vez más intensa, hasta que llega un punto en que las descargas vienen con todas sus fuerzas.

 

2.- En base a la declaración del apóstol a Timoteo, ¿qué es lo que hace particularmente peligroso estos tiempos?

   

     ¿Serán las grandes hambrunas, o terribles desastres naturales lo que han convertido este mundo

tan peligroso? Muchas de esas cosas han sucedido, y muy probablemente seguirán sucediendo, y cada vez más peores, pero no es a esas cosas que el apóstol Pablo se refiere. La clave está: “Porque habrá hombres”, ese es el énfasis; son los hombres los que hacen que estos tiempos sean particularmente difíciles. Y ¿cómo son esos hombres?

     El apóstol Pablo dice que son: 

 

  •  Amadores de sí mismos”, hombres que solo piensan en lo que les agrada, en su comodidad y placer.

   ​

  • Como son amadores de sí mismos también son “avaros”, “amantes del dinero” y “tacaños”.

   

  • Dice el texto literalmente; “vanagloriosos, soberbios, blasfemos”, pues con su lenguaje y actitudes se burlan de Dios y de los hombres, sobre todo de aquellos que profesan piedad.

   ​

  • Son hombres carentes de un espíritu sumiso para respetar la autoridad; el apóstol Pablo los describe como “desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural”. 

  ​

  • Sin escrúpulos cometen delitos y le quitan la vida al primero que se les pone por delante.

   ​

  • Son “implacables, calumniadoresintemperantes”, es decir, sin inhibiciones, absolutamente carentes de dominio propio, desprovistos del poder para poner atajo a sus propios estímulos o impulsos pecaminosos.

   ​

  • Crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos”, que se apresuran a correr hacia el mal.

  ​

  • Infatuados”, o “engreídos”, que están tan seguros de su propia opinión, que no aceptan que nadie los contradiga.

  ​

  • Amadores de los deleites más que de Dios”. 

NOTA

De todas las características que el apóstol presenta, la más terrible es que algunas de estas personas las encontraremos dentro de las iglesias profesando ser cristianas. Dice Pablo que algunos tendrán “apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella”. La característica externa de la religión es: ir a la iglesia, ofrendar, y aun el servicio personal que cada uno entrega. Es una vida cristiana superficial. No quiere decir que no esté bien todo lo que hace, pero el verdadero cristianismo viene de adentro, del interior del corazón, es de allí donde debe nacer toda buena obra, de un corazón que ha sido regenerado por el Espíritu Santo.

Notemos que el texto no dice que vendrán tiempos peligrosos en ciertos lugares del planeta y en otros no. Si bien es cierto que hay algunos lugares que son más peligrosos que otros en términos de la delincuencia o la violencia, sin embargo, por causa del pecado este es un mundo peligroso en el cual vivimos; aunque no siempre el peligro se presenta de la misma manera.

 

3.- ¿Qué precioso y paciente consejo nos brinda el Señor en estos tiempos peligroso? Santiago 5: 7 y 8

    

     En vista de los tiempos peligrosos que estamos viviendo, nos debe llenar de fe y esperanza que

nuestra redención final está cerca. Santiago nos insta a tener paciencia frente a las escena finales que estamos viviendo. Cuidémonos de ser invadidos por el desánimo. Es verdad que tenemos y seguiremos teniendo luchas y aflicciones, pero mirémoslas bajo la perspectivas del breve tiempo que nos queda de seguir viviendo en un mundo que se está desmoronando y que está a punto de naufragar. No desmayemos y confiemos que las aflicciones de este mundo comparadas con el gozo de vivir la vida eterna, sean siempre uno de los motivos para animarnos a seguir perseverando hasta el final (Mateo 24: 13).

CONCLUSIÓN

Jesús usó dos ejemplos del Antiguo Testamento para referirse a la condición moral en que el mundo estará cuando el regrese. Los antediluvianos y Sodoma y Gomorra.

El egoísmo, la violencia, el crimen, el amor desenfrenado al dinero, la excesiva complacencia por nutrir los apetitos carnales etc., son las cosas que hoy en día prevalecen por doquier. Por eso, se necesita un pueblo especial que ha sido llamado para anunciar a cuantos sean alcanzados, a escapar de todas estas cosas y aceptar, no la mejor opción solamente, sino también, la única que tenemos.

Corporación Iglesia Evangélica La Nueva Jerusalén de Dios - Decreto Supremo N° 1740