2° Trimestre 2020

Lecciones Disponibles

LECCIÓN N° 11

SÁBADO 13 DE JUNIO DE 2020

 

EL TIEMPO DE ANGUSTIA

     

TEXTO DE INTRODUCCIÓN

  

Daniel 12: 1

“En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro"

   

     Viene el día, y está muy cerca, cuando la misericordia ya no podrá rogar por los culpables habitantes de la tierra. Cada caso habrá sido decidido, ya sea para vida o para muerte. Algunos estarán listos, otros no; pero para todos, el tiempo de gracia habrá terminado. Pero ahora, en su proximidad, estamos viviendo en los días de Noé y de Sodoma. La tierra está llena de crimen y de desorden. Pero pronto, muy pronto, el tiempo de gracia se terminará. ¿Qué sucederá cuando termine?

     Los acontecimientos que ocurrirán después del fin del tiempo de gracia ocasionarán dos cosas: Primero, demostraran al universo la maldad de Satanás y el amor de Dios. Segundo, comenzará el tiempo de angustia cual nunca fue.

     Cuando finalice este precioso tiempo de gracia que tenemos, los ángeles de Dios que van de aquí para allá, anunciarán que la obra está terminada.  El mundo habrá sido sometido a la prueba final, y todos los que han resultado fieles a los preceptos divinos han recibido "el sello del Dios vivo”. Entonces Jesús dejará de interceder en el santuario celestial. Levantará sus manos y con gran voz dirá: "Hecho es" El anuncia en tono solemne: "El que es injusto, sea injusto aún; y el que es sucio, sea sucio aún; y el que es justo, sea justo aún; y el que es santo, ¡sea aún santo" Apocalipsis 22:11. El número de sus redimidos está completo; "el reino, y el señorío y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo" van a ser dados a los herederos de la salvación y Jesús va a reinar como Rey de reyes y Señor de señores. Cuando todo esto ocurra, se dará inicio al tiempo de angustia.

 

1.- ¿Qué referencia nos da la Biblia con respecto a cómo será el tiempo de angustia? Apocalipsis 7:

1 – 3;  13: 15

  

     Apocalipsis 7 nos indica que los ángeles retienen los vientos sólo mientras dura el proceso del sellamiento de los santos. Una vez que esta tarea haya sido completada, soltarán los vientos de tempestad. La labor de Satanás desde ese momento será sumir a los habitantes de la tierra en una gran tribulación final. Cuando los ángeles de Dios dejen de contener los vientos violentos de las pasiones humanas más perversas, se desencadenarán los actos más perversos y explícitos que el mundo alguna vez conociera. Satanás tomará el control de todas las mentes que no fueron selladas por el sello de Dios. Los incitará a destruir al pueblo de Dios. Los engañará sutilmente diciéndoles que la única esperanza de vida es él mismo. Se presentará como el verdadero ángel de luz y los hombres se unirán a él junto con sus ángeles caídos y se levantarán fuertemente contra el remanente de Dios.

     Sucede muchas veces que los peligros que se esperan no resultan tan grandes como uno se los había imaginado; pero este no es el caso respecto de la crisis que nos espera. La imaginación más privilegiada no alcanza a darse cuenta de la magnitud de tan dolorosa prueba”.

 

NOTA

¿Qué se requiere de cada uno de nosotros mientras termina el tiempo de gracia y comience este corto tiempo de angustia? Se requiere de nosotros que, mientras dure la intercesión de Cristo en nuestro favor, lleguemos a la perfección en Cristo. En una oportunidad Jesús pudo decir: “Viene el príncipe de este mundo; mas no tiene nada en mí” (Juan 14: 30). Esta seguridad de creer firmemente de que no hay nada de culpabilidad en nosotros, y que Satanás no tiene parte ni arte en nuestro corazón, es la actitud que debemos tener.  Esta seguridad en Cristo es la que debe reinar en sus hijos durante el tiempo de angustia.

 

2.- ¿De qué manera ve Juan a los santos en la tierra cuando estén viviendo el tiempo de angustia y mientras las plagas caen sobre la tierra? Apocalipsis 15: 2 – 4

  

     El remanente de Dios pasará protegido el periodo de las siete plagas. Los incrédulos estarán muriéndose de hambre, sed y pestilencia y los hijos de Dios estarán seguros y no sufrirán. Los ángeles suplirán sus necesidades, ¿de qué forma? No lo sabemos, pero escrito está del que “camina en justicia” que “se le dará pan y sus aguas serán seguras" (Isaías 33: 15, 16).

NOTA

Esta visión no fue dada para demostrar en ninguna forma que los santos de Dios estarán en el cielo al momento cuando las siete postreras plagas sean derramadas sobre la tierra. Lo que en realidad nos indica esta visión es que aquí se describe a los que están libres de los efectos de las plagas porque, mientras todavía están en la tierra, ganan la victoria sobre la bestia, su imagen y su marca. Estas personas victoriosas son presentadas en agudo contraste con los incrédulos, que sufren los efectos catastróficos de las plagas.

 

3.- ¿Cuál será uno de las últimos grandes engaños que hará Satanás? 2° Corintios 11: 14

  

     Satanás, antes llamado Lucifer era un ángel de luz, un querubín protector, una de las creaciones más majestuosas, sin embargo, debido a su caída perdió su hermosura y su luz. Ahora sólo esparce tinieblas en el mundo. Pero para los tiempos finales, Satanás entenderá que con todos los sucesos finales que sumirán a la tierra y a sus habitantes en la desesperación, con excepción del remanente de Dios, será necesario engañarlos de una forma muy perfecta para que le crean y le sigan. Se hará pasar como un ángel de luz, un enviado del cielo. Esta personificación no le será difícil, pues él antes lo era. De esta forma engañará al mundo. Satanás obrará por medio de los agentes humanos y les dará el suficiente poder para que se presenten ante las masas como el Cristo que ha venido a la tierra. Muchos serán engañados y como consecuencia, correrán la misma suerte que Satanás.

 

NOTA

El último gran engaño de Satanás será doble. Se hará pasar como el gran ángel de luz y salvador de los hombres. Será el engaño más poderoso y resultará casi irresistible. Una vez que haya logrado alistar a todo el mundo, acusará al remanente de Dios como los responsables del desagrado de Dios por las cosas que estarán sucediendo en el mundo y los incitará a que les den muerte. Sus palabras serán obedecidas por la gente movidas por el mismo espíritu que arruinó su corazón en el cielo.

 

4.- ¿Cómo aquella noche de lucha de Jacob con el ángel es un símbolo de la angustia que tendrá que experimentar el pueblo de Dios, después del fin del tiempo de gracia? Génesis 32: 24 – 26;   Jeremías 30: 7

   

     La mayor lucha del ser humano no es contra sangre ni carne, sino contra las huestes de Satanás y el campo de batalla es la mente. Allí Satanás dará sus grandes ataques al pueblo de Dios. Satanás acusará al pueblo de Dios acerca de sus pecados. El Señor le permite probarlos hasta el extremo. La confianza, la fe y la firmeza en Dios serán probadas duramente. El recuerdo de sus pecados pasados será como un aguijón en sus mentes. Al analizar sus vidas, ven que poco es el bien en sus vidas. Pero ante esta lucha mental, reconocen plenamente su debilidad y confían solamente en Aquel que está a punto de volver a buscarlos.

     Por muy profundo que sea el sentimiento de indignidad, su pueblo no tiene culpas escondidas en

el corazón, todo ya ha sido confesado y perdonado y por esta razón ya han sido sellados para la salvación.

 

CONCLUSIÓN

¿Quiénes serán los redimidos? ¿A quiénes Jesús salvará? Solamente a los que se hallen escritos en el libro de la vida. Por el contrario, los impíos sufrirán los efectos de la ira de Dios por medio de las siete postreras plagas (Apocalipsis 16) después que termine el tiempo de gracia; dicho de otra manera, cuando llegue el fin del tiempo.

La condición de los hombres durante este tiempo de angustia será caótica. Si en la actualidad quedamos impresionados por el nivel de violencia e implacable desenfreno de las gentes; si hoy nos sorprende cómo el dolor, la angustia, la desesperación y el odio se está apoderando de casi todo el mundo; pero esto es sólo un pálido reflejo de lo que acontecerá cuando este mundo quede completamente a merced de Satanás y sus agentes malignos.

Satanás hará todo lo posible para acabar con nosotros, pero Dios no lo permitirá porque seremos posesión de Él; sufriremos persecución, pero de ella seremos libertados por Aquel que esta de nuestra parte. ¡Gloriosa espera durante ese tiempo porque veremos a nuestro Rey venir en al alturas de los cielos! ¡Pronto se acabará la noche en este mundo y amanecerá el día eterno de Dios! Amén, así sea.

Corporación Iglesia Evangélica La Nueva Jerusalén de Dios - Decreto Supremo N° 1740