2° Trimestre 2020

Lecciones Disponibles

LECCIÓN N° 02

SÁBADO 11 DE ABRIL DE 2020

 

EL TIEMPO DEL FIN

(Parte 2)

TEXTO DE INTRODUCCIÓN

  

Mateo 24: 29

“E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas" 

 

     Mateo 24 es por excelencia el capítulo profético más abarcante y solemne de Jesús. Este capítulo nace de una pregunta que los discípulos hacen a Jesús referente a cuándo ocurriría la destrucción del templo y qué señales se verían antes de su venida. Jesús comienza a mencionar una serie de señales que marcarían diferentes periodos de las profecías de Daniel y posteriormente del libro de Apocalipsis. presentando una vista panorámica de una serie de eventos entremezclados, que finalizarán con su segunda venida.

     Por lo tanto, la persona que los estudie tiene que detenerse a escudriñar de una forma muy específica y por supuesto, bajo la influencia del Espíritu Santo para interpretar cada evento en el tiempo y espacio correspondiente. El orden en que Jesús menciona cada suceso no necesariamente tiene un orden cronológico, por esta razón, Daniel y Apocalipsis nos ayudan a establecer correctamente cada suceso en su tiempo y espacio correctos.

     En cierta manera, la caída de la nación judía simbolizaba la destrucción del mundo y el establecimiento del reino de Cristo.

 

1.- ¿A qué largo periodo de sufrimiento se refirió Jesús en Mateo 24: 21, 22?

    

     Debido a que Jesús mencionó esta gran tribulación junto con la caída de Jerusalén, muchos creen que la gran tribulación se refiere a la angustia que sufrieron los judíos durante la conquista romana en el año 70. Sin embargo, a pesar de que ese momento en la historia fue terrible, no sería lo más adecuado decir que la “gran tribulación” se refiere a ella. Además, esta guerra no afectó a los cristianos, ya que ellos obedecieron la orden de Cristo y salvaron sus vidas.

     Además, hay otros cristianos que ven esta “gran tribulación” aún a futuro y la relacionan con un tiempo antes de la venida de Cristo, tiempo, que ellos dicen, comenzará después de que Cristo se lleve a su pueblo de forma secreta, conocido como el rapto secreto.

 

NOTA

Ambas posturas en cuanto al periodo de la gran tribulación están fuera de contexto. La mirada profética de Jesús estaba enfocada en la terrible persecución que su pueblo iba a soportar durante la edad media, más específicamente, los 1260 años de la conocida “supremacía papal” descrita por el libro de Daniel y Apocalipsis respectivamente (Daniel 7. 25; Apocalipsis 12: 6).

La Biblia había profetizado con exactitud que el poder papal, representado como un "cuerno pequeño" en Daniel 7: 8, 20, 21, y como una bestia "semejante a un leopardo" en Apocalipsis 13: 2, haría "guerra con los santos". Sólo una organización, supuestamente religiosa, ha sido responsable por más persecuciones y muertes de fieles creyentes cristianos que ninguna otra secta en la historia - ¡La Santa Iglesia Católica Romana!

Durante este periodo, si Dios no hubiese extendido su mano para preservar a su pueblo, todos habrían desaparecido.

 

2.- ¿A qué serie de señales se refirió Jesús que ocurrirían después de la “gran tribulación”? Mateo 24: 29; Marcos 13: 24

  

     Como lo mencionamos en la introducción, Jesús conectó los sucesos finales con las profecías del libro de Daniel y luego después con el Apocalipsis. En base a esto, los 1260 días o años, que terminaron en el año 1798 fueron el inicio de una serie de señales que marcarían el inicio del tiempo del fin.

     La implacable persecución papal había concluido, cumpliéndose así con exactitud lo que la profecía había revelado de que este poder perseguidor sería atacado con un golpe mortal en su cabeza (Apocalipsis 13: 3) que se cumplió, dicho de paso, con las acciones del general francés Bertier que tomó prisionero al papa, lo llevó a Francia, donde poco después murió. Este acontecimiento, marcó el final de una larga serie de acontecimiento, pero a la vez dio comienzo a otro periodo, el cual Daniel se le dio a conocer, a saber, el Tiempo del Fin.

NOTA

Un cuarto de siglo después de la caída del poder papal, comenzaron a darse cumplimiento a las señales predichas por Jesús (Mateo 24: 29). Él presentó tres señales naturales y junto a ellas, el vidente Juan en el Capítulo 6 de Apocalipsis en sus versículos 12 y 13 introduce una cuarta señal al momento en que se abre el sexto sello: un gran terremoto.

En resumen, el inicio del tiempo del fin estuvo marcado por:

  

1) Un terremoto, identificado como el gran terremoto de Lisboa (Portugal) el 1° noviembre de 1755.

   

2) El oscurecimiento del Sol y de la luna, ocurrido el 19 de mayo de 1780 respectivamente, y

   

3) La lluvia de estrellas, el 13 de noviembre de 1833.

 

3.- A pesar de la exactitud con que se han cumplido las señales de la venida de Cristo, ¿cuál es la tendencia del corazón humano cuando parece haber una demora? 2° Pedro 3: 9

   

     El contexto de estas palabras del apóstol Pedro son los burladores que neciamente reflexionan diciendo que las cosas siguen siendo iguales desde el principio (2° Pedro 3: 4).

     Notemos en el lugar que nos ponemos cuando vivimos sumergidos en nuestros afanes como si el Señor nunca volverá, pasamos a ser burladores. Tal vez no en palabras, pero sí en actitudes por la falta de consagración ante el inminente regreso de Jesús.

     La tardanza no se debe a que Dios no ha podido llevar a cabo sus planes, sino a que nosotros vemos muy lejana su venida. Cuando pensamientos así nos embarguen, haríamos bien en recordar que el Señor es Todopoderoso, pero también es paciente para con nosotros. El desea que, aunque vivimos momentos en nuestra vida alejados de la realidad de que poco tiempo queda y que Cristo está a las puertas, el desea nuestra salvación y por eso es ampliamente paciente y espera que nos arrepintamos de vivir como si él nunca fuese a venir por nosotros.

 

CONCLUSIÓN

Proféticamente, estamos viviendo aún el tiempo del sexto sello, pero solo su primera parte, porque la segunda parte está descrita en los versículos del 14 al 17 de Apocalipsis 6 y eso aún no ocurre. Junto con esto, pronto se dará término a la obra de sellamiento y así se abrirá el séptimo sello descrito en el Apocalipsis como un tiempo de silencio como por media hora (Apocalipsis 8: 1).  Cuando llegue ese momento, el tiempo del fin habrá acabo y será el momento en que Cristo aparecerá en las nubes del cielo. El trasfondo de todo esto, será una tierra sacudida y golpeada por las siete postreras plagas que estarán cayendo sobre los malvados impíos. Durante este tiempo el pueblo de Dios estará seguro. Pero esto será tema de otra lección.

Corporación Iglesia Evangélica La Nueva Jerusalén de Dios - Decreto Supremo N° 1740